Accidente cerebrovascular o Ictus Complicaciones

Un derrame cerebral a veces puede causar discapacidad temporal o permanente, dependiendo de cuánto tiempo ha estado el cerebro sin flujo sanguíneo y qué parte se vio afectada. Entre las complicaciones que pueden ocurrir destacan:

  • Parálisis o pérdida del movimiento muscular: A veces la falta de flujo sanguíneo al cerebro puede causar la parálisis de un lado del cuerpo o la pérdida de control de ciertos músculos, como los de un lado de la cara. Con la terapia física, es posible que observe mejoras en el movimiento muscular o parálisis
  • Dificultad para hablar o tragar: Un accidente cerebrovascular puede causar que una persona tenga menos control sobre los movimientos de los músculos de la boca y la garganta, lo que dificulta hablar, tragar o comer. Una persona también puede tener dificultad para hablar porque un derrame cerebral ha causado afasia, una condición en la cual una persona tiene dificultad para expresar pensamientos a través del lenguaje. El tratamiento con un logopeda puede mejorar esta discapacidad
  • Pérdida de memoria o dificultad para la comprensión: Es común que las personas que han tenido un ictus experimenten cierta pérdida de memoria. Otras pueden presentar dificultad para tomar decisiones, de razonamiento y de comprensión de los conceptos. Estas complicaciones pueden mejorar con terapias de rehabilitación
  • Dolor: Algunas personas que sufren un accidente cerebrovascular pueden tener dolor, entumecimiento u otras sensaciones extrañas en algunas partes del cuerpo afectadas. Por ejemplo, si con un derrame cerebral se pierde la sensibilidad en el brazo izquierdo, se puede desarrollar una incómoda sensación de hormigueo en el brazo. También puede ser sensible a los cambios de temperatura, especialmente el frío extremo. Esto se llama síndrome de dolor central. Esta complicación generalmente se desarrolla  durante varias semanas después de una apoplejía y puede mejorar con el tiempo. Pero debido a que el dolor es causado por un problema en el cerebro en vez de un daño físico, hay pocos medicamentos para tratar el síndrome de dolor central
  • Cambios en el comportamiento y el autocuidado: Las personas que sufren un accidente cerebrovascular pueden volverse más introvertidas y socialmente menos o más impulsivas y pueden perder la capacidad de cuidar de sí mismas

Como con cualquier lesión cerebral, el éxito del tratamiento de estas complicaciones varía de persona a persona.

Formulario de búsqueda