Arteriosclerosis Prevención

La arteriosclerosis no se cura. Por eso la mejor forma de luchar contra ella es prevenirla llevando un tipo de vida sana y controlándose aquellas enfermedades tales como hipertensión, hipercolesterolemia (aumento de colesterol en sangre) o diabetes que se sabe que favorecen su desarrollo y progresión. Es aconsejable:

  • Dejar de fumar
  • Llevar un tipo de dieta sana, procurando mantener un peso adecuado para la estatura y edad, perdiendo peso en caso de obesidad, y tomando una dieta baja en grasas de origen animal y rica en verdura y fruta (ver consejos más detallados sobre una dieta sana en el tema de hipercolesterolemia)
  • Realizar ejercicio como andar, montar en bicicleta o nadar al menos 30-45 minutos por lo menos cinco días a la semana
  • Seguir las recomendaciones del médico cuando se tiene hipertensión arterial, tanto en lo referente a hábitos de vida sana y descenso en el consumo de sal, como en lo referente al tratamiento farmacológico
  • Seguir las recomendaciones del médico cuando se tiene una hipercolesterolemia, sobre todo las referentes a la dieta y al tratamiento farmacológico cuando éste sea necesario

Seguir las recomendaciones del médico cuando se tiene diabetes, pues el mantener un adecuado control de las glucemias es fundamental para que no se produzca el daño de los vasos sanguíneos más pequeños y otras complicaciones que aparecen típicamente en esta enfermedad. Para ello es importante mantener la dieta que nos recomiende el médico y realizar el tratamiento farmacológico cuando éste sea necesario.

Así todo, podemos destacar dos tipos de prevención de la aterosclerosis:

  • Prevención primaria: Consiste en detectar a las personas que presentan uno o varios factores de riesgo y en intervenir antes que la aterosclerosis se manifieste clínicamente. Se utilizan programas de difusión pública, los objetivos de dichos programas son: sensibilización de la población con respecto al tenor de grasas de la alimentación, detección de hipertensos y tratamientos para dejar el tabaco
  • Prevención secundaria: consiste en disminuir el riesgo de recidiva de una enfermedad isquémica, como infarto de miocardio, accidente vascular cerebral u obstrucción arterial periférica

Formulario de búsqueda