Cólera Prevención del cólera

Si el paciente se dirige a zonas endémicas de cólera, el riesgo de contraer la enfermedad es extremadamente bajo si se siguen las siguientes precauciones:

  • Lavarse las manos: Lavarse las manos frecuentemente es la mejor manera de controlar la infección por el cólera. Lavarse bien las manos con agua caliente y jabón, especialmente antes de comer o preparar alimentos, después de ir al baño, y al volver de los lugares públicos. Llevar un desinfectante para manos a base de alcohol para los tiempos cuando el agua no está disponible
  • Evitar el agua sin tratar: Beber agua contaminada es la fuente más común de infección del cólera. Por esa razón, beber sólo agua embotellada o agua que haya hervido o desinfectado.  Café, té y otras bebidas calientes, así como refrescos enlatados o embotellados, el vino y la cerveza, son generalmente seguros
  • Comer alimentos que están completamente cocidos y calientes: Las bacterias del cólera puede sobrevivir con la temperatura del alimento por un máximo de cinco días y no se destruyen por congelación. Es mejor evitar el vendedor de comida de la calle
  • Evite el sushi: No coma comida cruda o mal cocinada especialmente pescados y mariscos crudos de cualquier tipo
  • Cuidado con las frutas y hortalizas: Cuando se va de viaje, asegurarse de que todas las frutas y verduras que el paciente come se cocinan o tienen la piel gruesa. Evitar la lechuga, en particular, ya que puede haber sido lavada con agua contaminada

Formulario de búsqueda