Prevención de enfermedades

Prevención

El 54% de las personas mayores padece algún tipo de enfermedad, por lo que es muy importante la prevención antes de llegar a edades avanzadas y aumentarla a medida que nos hacemos mayores.

Prevención primaria: llevar unos hábitos de vida saludables.

Prevención secundaria: someterse a revisiones de salud periódicas y descartar patologías frecuentes como por ejemplo la osteoporosis en mujeres menopáusicas. 

Prevención terciaria. Se trata de disminuir las complicaciones y secuelas de una enfermedad ya conocida, por ejemplo, evitar las fracturas en las personas con osteoporosis. 

Cuando no hay síntomas de ningún tipo, se pueden seguir los siguientes consejos preventivos: 

  • Medirse la tensión arterial cada año. 
  • Comprobar el estado de la agudeza visual y auditiva, también anualmente. 
  • Medir el colesterol en sangre cada cinco años. 
  • Mujeres: exploración de mama cada año. 
  • Hombres: electrocardiograma cada año si presenta factores de riesgo: colesterol alto, hipertensión arterial, fumador, diabetes, familiares con infarto o angina de pecho. 
  • Medir la glucosa en sangre en ayunas cada año en personas con factores de riesgo: obesidad, familiares con diabetes, diabetes durante algún embarazo. 
  • Búsqueda de sangre en heces en personas con factores de riesgo: familiares cercanos con cáncer de colon, enfermedad inflamatoria intestinal o pólipos intestinales. 
  • Dosis de recuerdo de la vacuna antitetánica cada 10 años. 
  • Vacunación antigripal cada año. 
  • Vacunación antineumocócica en personas con factores de riesgo, tales como, enfermedad pulmonar crónica o ingreso en un centro durante un tiempo prolongado. 
  • Exploración física completa cada año. 
  • Examen dental cada año.                                                                                     

Para cuidar la salud

  • Estar atento a cualquier síntoma que aparezca.
  • El ejercicio, las posturas correctas y la costumbre de pasear retrasarán la progresión de la artrosis. 
  • La descalcificación de los huesos se puede prevenir consumiendo al menos 1,5 gramos diarios de calcio, haciendo ejercicio y tomando el sol. 
  • Para evitar o mejorar los procesos pulmonares se deben seguir los siguientes pasos: no fumar, vacunarse contra la gripe, cuidar los catarros y hacer deporte.
  • Acudir rápidamente al médico si se observa pérdida de visión en un ojo, parálisis parcial o pérdida de sensibilidad en una parte del cuerpo. También se debe visitar al médico se tienen dificultades para mantener el equilibrio o habla dificultosa. 
  • Tener cuidado con las caídas. 
  • No renunciar a la sexualidad por ser mayor.

Formulario de búsqueda