Cuidados de la voz Cómo funciona

Si quiere aprender a cuidar bien de su voz, es útil empezar por entender qué es y cómo funciona.

Dejemos a un lado por un momento la idea de que la voz produce el sonido. Por supuesto, los sonidos que hacemos al hablar y cantar son fundamentales para nuestra auto-expresión y las  relaciones con los demás.

La laringe es esencial para nuestra supervivencia. Es una estructura un poco sorprendente  que protege a los pulmones y las vías respiratorias y ayuda a regular el flujo de aire dentro y fuera del cuerpo.

Los bordes de las cuerdas vocales se endurecen por medio de ligamentos blanquecinos. Con una sobrecarga o una lesión, estos bordes pueden ser golpeados, irregulares, hincharse o  cicatrizar. Cuando se irritan o se inflaman (laringitis), las cuerdas vocales pueden parecer más gruesas o inusualmente rojas en un examen médico.

En estas condiciones, las cuerdas vocales puede que no se cierren o abran de forma normal o que vibren  con l misma facilidad como deberían. El sonido de la voz puede llegar a ser más bajo en el tono, ronco, o con un tono más suave en el volumen, sea más difícil de controlar, y/o suponga un esfuerzo de producir. Otros problemas de salud o un mal uso de las cuerdas vocales puede hacer que se paralicen, se pongan rígidas o más débiles, como por ejemplo a causa del cáncer, las infecciones micóticas y virales o por moretones por lesiones directas a la garganta.

Las condiciones médicas que afectan el sistema nervioso, el nivel del líquido, el suministro de aire u otros aspectos de nuestra biología, así como los efectos secundarios de tratamientos de diversas enfermedades también pueden afectar la función adecuada de la voz. La mayoría de los problemas de la voz, sin embargo, tienen relación con cómo y cuánto se utiliza la voz y la mayoría son relativamente fáciles de tratar.

Formulario de búsqueda