Chocolate

Allan Stralvofr, profesor de la Universidad de Umea (Suecia) fue el creador de esta dieta tras demostrar con un estudio químico-análitico que el chocolate no sólo tiene proteínas, vitamina A y B en abundancia, calcio, hierro, fósforo, potasio, magnesio, cloro y azufre, sino que además, ayuda a adelgazar.

A pesar de que tiene  entre 518 y 535 calorías por cada 100 gramos, si se combina con una dieta hipocalórica (1200-1400 calorías diarias) basada en alimentos ricos en fibra (frutas, verduras, cereales integrales y legumbres) el chocolate engorda menos. Esto se debe a que la fibra obstaculiza y retrasa la absorción de sus grasas y azúcares.

Según esta dieta, la clave está en respetar la dosis diaria de chocolate permitida, seis onzas que deben tomarse de una vez preferentemente a primera hora del día, a media mañana o a mediodía. Por la tarde no se recomienda tomar chocolate porque no hay tiempo suficiente para quemar las calorías que aporta.

Esta dieta asegura la pérdida de dos a tres kilos a la semana pero esto se debe más a la escasez de los platos que al efecto del chocolate, ya que precisamente por culpa de éste se debe hacer una dieta hipocalórica. Además, debido a esta falta de alimentos esenciales, esta dieta provoca déficits nutricionales de vitaminas y hierro y como consecuencia del chocolate, también en muchos casos, estreñimiento.

Formulario de búsqueda