Fractura de cadera Tratamiento

El  primer paso sería decidir entre una opción conservadora y una opción quirúrgica. Pero el tratamiento conservador es raras veces aplicado en la  actualidad dados sus pobres resultados y  la  larga estancia hospitalaria que conllevan, con las consiguientes complicaciones en estos pacientes de edad avanzada.

Aunque algunas fracturas  intracapsulares, sin desplazamiento de   sus  fragmentos,  podrían  ser tratadas con analgésicos, unos días de reposo y movilización suave y progresiva, el riesgo de un ulterior desplazamiento de los fragmentos es elevado, por lo que es preferible una fijación interna de la fractura.

Las fracturas extracapsulares podrían ser tratadas, en principio, mediante tracción ejercida sobre la extremidad inferior, pero esta opción tiene el grave inconveniente de que la tracción debe ser mantenida durante uno a  dos meses.

No hay que olvidar que, dada la fragilidad física de los pacientes ancianos, que de manera típica sufren las fracturas de cadera, éstos soportan muy mal una prolongada inmovilización, que resultaría en una pérdida de movilidad y de independencia que les llevaría a terminar sus días en una residencia geriátrica.

En conclusión, la mayoría de las fracturas de cadera son tratadas quirúrgicamente.

Las fracturas intracapsulares, que afectan al cuello del fémur, pueden ser tratadas mediante la fijación mecánica de la fractura, conservando la cabeza femoral. La preservación de la cabeza femoral es  la opción apropiada para las fracturas sin desplazamiento y para las fracturas desplazadas  en pacientes más “jóvenes” (por debajo de los 70 años).

En los más ancianos o  más frágiles, las fracturas intracapsulares con  desplazamiento pueden ser tratadas también mediante reducción (maniobra para acomodar los fragmentos óseos desplazados a su posición   anatómica   normal) y fijación (colocación de una dispositivo metálico que “fija” a los fragmentos “reducidos” en la posición apropiada).

Sin embargo, la incidencia de necrosis de la cabeza femoral y de pseudoartrosis (fracaso en la unión de los fragmentos a nivel de la fractura) es muy elevada (entre el 30% y 50%), por lo que en la mayoría de los casos la cabeza femoral,  que se encuentra en grave riesgo de necrosis,  es retirada quirúrgicamente.

Las  opciones  para  sustituir  la   cabeza  femoral  son  una  hemiartroplastia (procedimiento en el que sólo es sustituida la cabeza femoral) o una artroplastia total de la cadera, técnica en la que las dos partes de la articulación son sustituidas por una prótesis fijada con un cementado especial (prótesis cementadas).

Para  fijar  las  fracturas  extracapsulares (que afectan a los trocánteres del fémur)  han sido diseñados y fabricados diversos modelos de placas, tornillos y clavos.

Las fracturas subtrocantéreas se fijan con tornillos especiales o mediante clavos introducidos en la médula ósea (fijación intramedular).

Formulario de búsqueda