Tratamiento de la Insuficiencia respiratoria

Inicialmente se administra oxígeno en la mayoría de los casos. También se debe tratar la causa subyacente. Se administran antibióticos para combatir la infección y broncodilatadores para dilatar las vías aéreas, pudiéndose administrar otros medicamentos para reducir la inflamación y prevenir los coágulos sanguíneos.

Cuando el tejido pulmonar está gravemente afectado, como ocurre en el síndrome de distrés respiratorio del adulto, los médicos consideran la posibilidad de administrar corticosteroides para disminuir la inflamación.

Sin embargo, no se justifica el uso sistemático de estos fármacos porque pueden causar muchas complicaciones, incluyendo una reducción de la fuerza muscular.

Por lo general, dan mejor resultado en las personas que padecen enfermedades que causan inflamación pulmonar o de las vías aéreas, como las vasculitis, el asma y las reacciones alérgicas.

-        Recomendaciones

Es importante que el paciente esté en las mejores condiciones posibles, con una nutrición adecuada, evitando fármacos que depriman el automatismo respiratorio y que disminuyan su nivel de conciencia y tratar adecuadamente otros procesos que puedan sumarse a su afección respiratoria.

Asimismo, es imprescindible aportarle una mayor cantidad de oxígeno para intentar revertir el mal intercambio gaseoso. A veces puede ser necesaria la ventilación mecánica.

Más sobre insuficiencia respiratoria:

Formulario de búsqueda