Tratamiento de lipoma

A pesar de que los lipomas son enfermedades poco comunes, por no ser cancerosos y no crecer de tamaño, no existen tratamientos médicos redactados que deban seguirse en un caso de lipoma.

Sin embargo, si el lipoma está en una zona que le molesta, es doloroso o está creciendo, el médico podría acordar con el paciente que el lipoma sea operado y se suprima. 

Los tratamientos para el lipoma incluyen:

  • La extirpación quirúrgica: La mayoría de los lipomas son extirpados quirúrgicamente mediante el corte a cabo. Las recurrencias después de las eliminaciones son poco comunes
  • Las inyecciones de esteroides: Este tratamiento reduce el lipoma, pero por lo general no elimina completamente el tumor. Este tipo de tratamiento se realiza cuando el lipoma desarrolla dolor, sensibilidad y enrojecimiento
  • La liposucción: Este tratamiento utiliza una aguja y una jeringa grande para remover el tumor graso. Es difícil de remover el lipoma entero con esta técnica

Otras razones comunes para la cirugía son aumento de tamaño, bultos poco atractivos, o la cercanía a algún nervio, lo que puede provocar aumento de la presión y dolor en la zona.

El médico inyectará al paciente un anestésico local alrededor del lipoma, realizará una pequeña incisión en la piel, eliminará el crecimiento no canceroso, y suturará la incisión después de comprobar que finaliza el sangrado y la infección. 

En ocasiones, la hospitalización es necesaria para las complicaciones tales como un tumor grande situado cerca de un órgano interno.

Conoce más sobre el lipoma en:

Formulario de búsqueda