Lupus Tipos y consecuencias

Existen cuatro tipos de lupus, cada uno con diferente pronóstico y tratamiento:

  • Lupus eritematoso sistémico, que puede afectar a la casi totalidad del cuerpo (piel, articulaciones, pulmones, riñones y sangre). Mientras no se diga lo contrario, al hablar de lupus se hace referencia a esta forma generalizada o sistémica
  • Lupus eritematoso discoide, o lupus cutáneo, que sólo afecta la piel, formando eritemas de forma circular, como discos, en la cara, el cuello y el cuero cabelludo. En algunos pacientes puede coincidir esta forma cutánea con la forma generalizada
  • Lupus inducido por algunos medicamentos
  • Lupus del recién nacido, una forma clínica rara originada por el paso al feto de anticuerpos de la madre relacionados con enfermedades autoinmunes, que suele desaparecer antes de un año 

Consecuencias del lupus 

La intensidad de la afectación orgánica provocada por el lupus puede ser moderada (afectando, por ejemplo, tan solo a la piel) o grave, con inclusión en el proceso de muchos órganos, entre ellos el cerebro. La evolución de la enfermedad se caracteriza por la aparición de brotes (intervalos de enfermedad activa) seguidos de remisiones (fases inactivas de la enfermedad).

 

Formulario de búsqueda