Obesidad Tipos de obesidad

Tipos de Obesidad

La obesidad androide, comúnmente llamada «tipo manzana», surge cuando la grasa se distribuye alrededor de la zona abdominal. Es más común entre los hombres aunque también afecta a muchas mujeres y predispone por lo general a padecer colesterol elevado o problemas de corazón. El tipo ginoide o «en forma de pera» se refiere al sobrepeso que se acumula por debajo del ombligo, sobre todo en las caderas, y es más frecuente en el sexo femenino.

Estas personas suelen tener los brazos, tórax y cintura delgados y el exceso de grasa que padecen es difícil de eliminar. Otras personas pueden presentar una obesidad mixta en la que se combinan las dos variedades anteriores.

La pérdida del 10% de peso en un obeso previene en gran medida el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

La obesidad «en manzana» está relacionada con un importante riesgo cardiovascular y es más frecuente en el hombre en la cuarta década de la vida. Constituye un factor de riesgo para las enfermedades coronarias, angina de pecho e infarto de miocardio.

La obesidad «en pera» es más frecuente en las mujeres y tiene mayores implicaciones estéticas pero menos riesgo cardiovascular.

Hoy se prefiere utilizar la medición del diámetro de la cintura, estableciéndose el riesgo cardiovascular cuando es superior a 88 cm en la mujer o a 102 cm en el hombre.

Cómo medir la obesidad

El cálculo del Índice de Masa Corporal (IMC) se realiza dividiendo el peso entre la altura al cuadrado:

IMC= Peso (Kg) / Altura (m2)

Ejemplo: Peso= 70 kg Altura= 1,60 m

IMC= 70/1,60 x 1,60= 70/ 2,56= 27

Si el resultado es:

IMC menor 18 --------- peso insuficiente

IMC = 18-24,9 --------- peso normal

IMC = 25-29,9 --------- obesidad Grado I (sobrepeso)

IMC = 30-34,9 --------- obesidad Grado II

IMC = 35-39,9 --------- obesidad Grado III (mórbida)

IMC = 40 o más ------- obesidad Grado IV (supermórbida)

La reducción del peso es algo que se debe realizar bajo supervisión médica profesional, en líneas generales no es conveniente hacerlo de forma rápida o mediante una dieta desequilibrada.

El médico de familia, el endocrinólogo o bien un equipo multidisciplinar que incluya un dietista, son algunos de los profesionales que pueden orientarnos y supervisar la estrategia más adecuada para reducir el peso en su justa medida y por el procedimiento más adecuado a nuestras circunstancias personales.

No olvidemos que el peso corporal no es sólo el resultado de la ingesta, también depende del número de calorías que eliminemos con nuestra actividad física diaria.

Por ello, el ajuste del peso corporal se conseguirá en base a dos factores, el ajuste de la ingesta de una forma paulatina y equilibrada y la realización de ejercicio físico acorde a nuestras posibilidades y circunstancias personales.

Recordemos que alcanzando un peso óptimo lograremos mejorar de forma sustancial nuestra calidad de vida.

 

Conoce más sobre la obesidad en:

Formulario de búsqueda