Caña fistula (cassia fistula)

Partes usadas

Frutos y semillas. En algunas ocasiones se han utilizado las cortezas.

Descripción

Es un árbol tropical bastante grande, que puede llegar a alcanzar los 9 m de altura. Las cortezas jóvenes son lisas y de un color verde grisáceo, mientras que las viejas son de color marrón oscuro y más rugosas. Tiene unas hojas grandes (de hasta 40 cm) paripinnadas, con 4-8 lóbulos. El raquis es muy peludo y los foliolos son peciolados, ovales, de 5-12 cm de longitud por 4-9 cm de grosor. En el envés se pueden ver multitud de pelos plateados. Las inflorescencias son racimos solitarios y alargados, de 30-50 cm. Las flores tienen un cáliz de 5 sépalos fusionados, pero profundamente divididos. La corola está formada por 5 pétalos amarillos pálidos y ovales. La flor tiene 10 estambres.
El fruto es una vaina cilíndrica indehiscente y grande (25-30 cm de longitud por 20-25 mm de diámetro). Se une a las ramas a través de un pedúnculo corto que se genera a partir de las líneas de sutura de la vaina, muy visibles. El pericarpio es duro y lignificado, de color marrón chocolate y con estrías transversales. En el interior de las vainas, se observan unas membranas transversales que dividen la vaina en 25-100 celdillas. Cada celdilla presenta una semilla de color pardo rojiza. Esta semilla presenta una pulpa negruzca y de sabor dulce.

Composición

- Antraquinonas (0,15-0,3%). Aparecen compuestos análogos a los senósidos A y B, ácido fistulínico y geninas antraquinónicas libres como reína.
- Glúcidos (50%). Es muy rico en azúcares sencillos como la sacarosa, lo que le da el sabor dulce. Además presenta polisacáridos como la pectina o los mucílagos.
- Ácidos orgánicos. Ácido cítrico.
- Esteroides. Beta-sitosterol.
- Lípidos. Aceite.

Acción y mecanismo

- [LAXANTE]. Es fundamentalmente un laxante mecánico, debido a la presencia de polisacáridos como los mucílagos o las pectinas. Además, pueden potenciar las acciones las pequeñas cantidades de antraquinonas, aunque este efecto es muy ligero.
En contacto con el agua, el mucílago y las pectinas forman un gel viscoso y voluminoso que incrementa el volumen de las heces, que además permanecen blandas, promueve el peristaltismo y le confiere el efecto laxante mecánico.
Por su parte, la acción de las antraquinonas tiene lugar en el colon. Aumentan la motilidad intestinal por acción directa sobre las terminaciones nerviosas por irritación de la mucosa o por actividad intraneural sobre el plexo nervioso. También incrementan la secreción de cloruro, disminuyendo la absorción de líquido y electrolitos. Se origina por tanto un incremento de agua y electrolitos en la luz colónica, lo que da lugar a un aumento de la presión en el intestino y por ello a una acción laxante. Por otra parte inhiben la actividad Na+/K+-ATPásica y provocan una disminución de la reabsorción de agua, sodio y cloro, así como un aumento de la secreción de potasio a nivel de la mucosa intestinal. También pueden estar implicados otros mecanismos como son la estimulación de la síntesis de prostaglandina E2 (PGE2), un mecanismo dependiente del calcio o una estimulación de receptores de histamina y serotonina.

Indicaciones

- Indicaciones bien establecidas: No se han establecido.
- Indicaciones tradicionales:
* Estreñimiento. Tratamiento sintomático y a corto plazo del estreñimiento ocasional.

Posología

DOSIFICACIÓN:
- Adultos, oral: 4-8 g diarios de la pulpa del fruto.
- Niños, oral: No se ha evaluado la seguridad y eficacia en niños.
- Ancianos, oral: Podría ser recomendable que los pacientes mayores de 65 años comenzasen el tratamiento con la mitad de la dosis del adulto, y fueran incrementando esta dosis en función de la respuesta clínica al tratamiento, así como de su tolerabilidad.
Se recomienda evitar tratamientos de más de 1-2 semanas de duración, salvo recomendación médica. En caso de que los síntomas continuasen o empeorasen tras 3-4 días de tratamiento, se aconseja consultar al médico.
NORMAS PARA LA CORRECTA ADMINISTRACIÓN:
Se recomienda tomar la caña fístula antes de acostarse para que sus efectos aparezcan a primera hora de la mañana. En ciertos pacientes podría ser necesaria una segunda dosis, que se administrará a primera hora de la mañana.
Los pacientes deberán ingerir una cantidad adecuada de agua (unos dos litros diarios) durante el tratamiento con caña fístula, para mejorar los efectos laxantes y para prevenir la aparición de una deshidratación.

Contraindicaciones

- Hipersensibilidad a la caña fístula.
- Obstrucción intestinal. Se recomienda evitar la utilización de laxantes como la caña fístula en pacientes en los que el tránsito intestinal se encuentre dificultado o impedido, así como en aquellos con apendicitis, en los que una estimulación del tránsito intestinal podría ser peligrosa.
- Enfermedades intestinales inflamatorias crónicas, como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn. La caña fístula podría ejercer unos intensos efectos irritantes sobre la mucosa intestinal, lo que podría precipitar una crisis de esta enfermedad.
- Hemorroides. Los heterósidos antraquinónicos podrían aumentar el sangrado hemorroidal y empeorar la sintomatología de las hemorroides, por lo que se aconsejan no utilizar.
- Deshidratación. Se recomienda evitar la utilización de laxantes estimulantes en pacientes con deshidratación o con desequilibrios electrolíticos como hiponatremia o hipopotasemia, ya que la caña fístula podría agravar el estado del paciente.
Lógicamente, la caña fístula no debe ser empleada en pacientes con diarrea.
- Síntomas gastrointestinales inespecíficos. Los efectos laxantes de la caña fístula podrían enmascarar enfermedades graves, como obstrucciones intestinales, apendicitis o incluso cáncer de colon. Se recomienda que los pacientes en los que aparezca frecuentemente dolor abdominal de origen desconocido, así como náuseas o vómitos, eviten la utilización de cualquier especie laxante, y acudan a su médico para que se realice un diagnóstico preciso.

Precauciones

- Insuficiencia renal. Los pacientes con insuficiencia renal deberían extremar las precauciones, debido al mayor riesgo de desequilibrio hidroelectrolítico que podrían tener.
- Prevención de la deshidratación. Se recomienda que los pacientes ingieran una cantidad diaria adecuada de agua y electrolitos cuando empleen caña fístula, para evitar la posible deshidratación. En caso de que el paciente notase la presencia de mareo, sed intensa, cansancio o debilidad muscular, es aconsejable que suspenda el tratamiento y acuda al médico.
- Abuso. La utilización de laxantes se ha relacionado con la aparición de dependencia a sus efectos, agravamiento del estreñimiento como consecuencia de la pérdida de electrolitos y casos de abuso. Se recomienda evitar tratamientos prolongados de más de 1-2 semanas. Si el paciente necesitase un uso casi diario de los laxantes, se aconseja investigar la causa de su estreñimiento.

Advertencias/consejos

CONSEJOS AL PACIENTE:
- La utilización de medicamentos laxantes no debe constituir una alternativa a otras medidas higiénico-dietéticas para prevenir el estreñimiento, tales como el consumo diario de una cantidad adecuada de fibra, junto con la ingestión de abundantes líquidos, así como la realización de ejercicio físico o el tener unos hábitos como procurar tener una hora fija para acudir al baño.
- La caña fístula no está indicada para el tratamiento del estreñimiento a largo plazo. No se aconseja seguir tratamientos continuados durante más de 1-2 semanas.
- En caso de persistir o empeorar los síntomas durante tras 3-4 días de tratamiento, se aconseja consultar al médico o farmacéutico.
- El uso continuado puede dar lugar a dependencia y empeoramiento el estreñimiento.
- No se recomienda utilizar medicamentos laxantes en caso de dolor abdominal de origen desconocido, náuseas o vómitos.
- Ya que los efectos de la caña fístula pueden tardar en aparecer unas 6-12 horas se aconseja administrarla en una única toma, por la noche. Si se necesita una segunda dosis, se administrará por la mañana.
- Las personas mayores de 65 años son más sensibles a las reacciones adversas de la caña fístula, por lo que se recomienda iniciar el tratamiento con la mitad de la dosis de pacientes más jóvenes.
- Se recomienda ingerir una cantidad adecuada de agua (unos dos litros diarios) durante el tratamiento con caña fístula, para mejorar los efectos laxantes y prevenir la deshidratación.
- Se aconseja avisar al médico si aparecen heces con sangre, así como dolor abdominal de origen desconocido, mareo, sed intensa, cansancio o dolor muscular.
- Es normal la aparición de una coloración amarillenta o parduzca de la orina, que no tiene importancia.
CONSIDERACIONES ESPECIALES:
- Antes de prescribir un laxante a un paciente con dolor abdominal de origen desconocido, se aconseja descartar otras patologías graves.
- Antes de iniciar un tratamiento, el paciente debe estar correctamente hidratado y sus niveles de electrolitos ser normales. No se debe iniciar un tratamiento si dichos niveles pudieran estar alterados.
- Los pacientes ancianos o debilitados son más propensos a las reacciones adversas de los laxantes.
- Se recomienda investigar la causa del estreñimiento en pacientes que necesiten un uso diario del laxante.

Interacciones

De forma general se debe tener en cuenta que la aceleración del tránsito intestinal podría traer aparejada una reducción de la absorción de cualquier medicamento que se administre por vía oral. Además, y a pesar de que el contenido en heterósidos antraquinónicos es mucho menor que en otras especies como aloe, frángula, cáscara sagrada o sen, no se puede descartar que aparezcan otras interacciones como:
- Digoxina. En casos excepcionales, normalmente tras un uso prolongado a altas dosis, el paciente podría desarrollar diarrea intensa, con el consiguiente riesgo de deshidratación e hipopotasemia. La hipopotasemia podría aumentar la toxicidad por digoxina. Se recomienda por lo tanto que los pacientes tratados con digoxina ingieran una adecuada cantidad de agua y electrolitos al utilizar la caña fístula, y que acudan al médico si observasen síntomas de posible deshidratación (mareo, sed intensa, cansancio o dolor muscular).
- Fármacos hipokalemiantes (ACTH, agonistas beta-adrenérgicos, amfotericina B, corticoides, diuréticos tiazídicos o del asa, regaliz). Existe un mayor riesgo de que aparezca hipopotasemia. Se recomienda una ingesta diaria adecuada de agua y electrolitos y evitar tratamientos prolongados con caña fístula de más de una semana.
- Prolongadores del intervalo QT (antagonistas 5-HT3, antiarrítmicos de clase Ia y III, antidepresivos a altas dosis, ciertos antihistamínicos H1, antipalúdicos, trióxido de arsénico, formoterol, contrastes de gadolinio, ivabradina, levacetilmetadol, levosimendan, macrólidos, neurolépticos, pentamidina, algunas fluoroquinolonas, dasatinib, sunitinib, suxametonio, tacrolimús, vardenafilo). La hipopotasemia podría incrementar el riesgo de prolongación del intervalo QT y la aparición de arritmias cardiacas ventriculares graves como la torsade de pointes. Se aconseja extremar las precauciones en estos pacientes, controlando la kalemia y corrigiéndola en caso de hipopotasemia.

Embarazo

No se dispone de estudios adecuados y bien controlados en humanos que permitan conocer la eficacia y seguridad de la caña fístula durante el embarazo. Algunos heterósidos antraquinónicos, tales como emodina y aloe-emodina se han asociado con efectos genotóxicos y oxitócicos. Se recomienda por lo tanto evitar la utilización de la caña fístula, salvo que no existiendo alternativas terapéuticas más seguras, los beneficios superen los posibles riesgos.

Lactancia

Se desconoce si los componentes de la caña fístula pueden excretarse con la leche materna, y sus posibles consecuencias para el lactante. Algunos heterósidos antraquinónicos, como la reína se excretan con la leche en pequeñas cantidades, si bien no se han descrito efectos secundarios en el lactante. Ante el riesgo de que aparezcan efectos laxantes en el niño, se recomienda evitar la utilización de caña fístula o suspender la lactancia materna.

Niños

No se ha evaluado la seguridad y eficacia de la caña fístula en niños menores de 12 años, por lo que no se recomienda su utilización. En general, la utilización de laxantes en estos niños debería llevarse a cabo con extrema precaución, ya que en muchas ocasiones los niños no son capaces de describir sus síntomas con claridad. Se recomienda por lo tanto utilizar la caña fístula sólo si fuera estrictamente necesario y bajo prescripción médica, y tras haber descartado la presencia de enfermedades más graves.

Ancianos

Por lo general, los laxantes deben usarse con precaución en ancianos debido a que podrían producir una pérdida excesiva de líquidos y electrolitos, y exacerbar estados de debilidad, hipotensión e incoordinación psicomotriz, con el consiguiente riesgo de caídas y fracturas. Se recomienda que los ancianos comiencen el tratamiento con la mitad de la dosis recomendada en adultos. Esta dosis podría ser posteriormente incrementada en función de la respuesta clínica y de la tolerabilidad del tratamiento.

Reacciones adversas

No se han descrito reacciones adversas cuando se usa de forma adecuada y a las dosis recomendadas. No obstante, un mal uso de la caña fístula podría dar lugar a las siguientes reacciones adversas:
- Digestivas. Podría ser normal la presencia de diarrea, que podría ir acompañada de espasmos abdominales dolorosos. Tras la utilización continuada de otros laxantes estimulantes, se podría producir atonía intestinal como consecuencia de la hipopotasemia, y agravamiento del estreñimiento.

Sobredosis

Síntomas: La administración de dosis muy elevadas de caña fístula podría llegar a producir espasmos abdominales.
Por su parte, la administración de caña fístula durante largos períodos de tiempo podría dar lugar en determinados pacientes a una pérdida de agua y electrolitos (hipopotasemia fundamentalmente, aunque también hiponatremia o hipocalcemia). Esto puede dar lugar a una exacerbación del estreñimiento.
Tratamiento: En caso de intoxicación, se procederá a instaurar un tratamiento sintomático. Si el paciente mostrara síntomas de deshidratación, se procederá a administrar soluciones de rehidratación oral. En casos de deshidratación grave, como en niños, ancianos o personas con salud debilitada (pacientes con enfermedades crónicas, inmunodeprimidos o personas con SIDA), se procederá a ingresar al paciente, administrándole soluciones de suero salino al 0,9%, junto con los suplementos minerales que fueran necesarios.

Fecha de aprobación/revisión de la ficha

Mayo, 2008.

Formulario de búsqueda