Shock hipovolémico Tratamiento

El objetivo del tratamiento médico es reponer los líquidos y la sangre. Se realiza una incisión y se coloca una vía intravenosa en el brazo de la persona para permitir la administración de sangre o hemoderivados.

Los medicamentos como la dopamina, dobutamina, epinefrina y norepinefrina pueden ser necesarios para incrementar la presión arterial y la cantidad de sangre bombeada del corazón (gasto cardíaco).

Otros métodos que se pueden utilizar para manejar el shock y vigilar la respuesta al tratamiento pueden ser:

  • Monitoreo cardíaco, incluyendo el cateterismo de Swan-Ganz
  • Sonda para recolectar y vigilar la cantidad de orina producida

La precocidad en el tratamiento es fundamental para mejorar el pronóstico y la resolución del shock hipovolémico.

Tratamiento específico de la causa que lo provoca: heridas, traumatismos, rotura de órganos, quemaduras, etc. Así se puede requerir por ejemplo tratamiento quirúrgico y antibióticos, entre otros.

Otras medidas denominadas de soporte van dirigidas a mantener las constantes vitales del paciente:

  • Administración de oxígeno
  • Control de las constantes: Presión arterial, frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria y saturación de oxígeno. Para ello se utilizan aparatos específicos denominados monitores
  • Control de la diuresis: Uno de los indicadores de que el paciente está recuperándose y el aporte de líquidos es adecuado es la recuperación de la emisión de orina. Requiere la colocación de una sonda vesical

Formulario de búsqueda