Sífilis Tipos

La clasificación de la sífilis se hace en función de la fase de la enfermedad:

  • Sífilis primaria: periodo de incubación de 2-3 semanas. Hasta ese momento la infección es local
  • Sífilis secundaria: periodo de incubación de 6-12 semanas. La infección es ya generalizada
  • Sífilis precoz latente: sífilis que no provoca síntomas de menos de 2 años de duración
  • Sífilis tardía latente: sífilis que no provoca síntomas de 2 o más años de duración
  • Sífilis sintomática tardía (sífilis terciaria): sus manifestaciones principales son: trastornos cardiacos, oftalmológicos, neurológicos

 

-Sífilis Primaria

La lesión ocurre en el lugar donde se ha producido la penetración inicial del Treponema pallidum (inoculación) a través de las mucosas genitales del individuo infectado. Por lo general, la lesión es única e indolora, aunque puede ser múltiple y dolorosa. Suele tener la forma de una mancha (mácula) que se convierte en una pápula (elevación pequeña sobre la superficie de la piel) que termina por convertirse en una úlcera.

Generalmente transcurre un periodo de incubación de 2 a 3 semanas entre la inoculación del Treponema pallidum y el desarrollo de la lesión.

La lesión local sifilítica se acompaña de la inflamación de los ganglios linfáticos (linfadenopatía) en el territorio anatómico correspondiente, de modo predominante en las ingles.

Si este complejo de lesiones no es tratado, cura de modo espontáneo en 4 ó 5 semanas. Dado que las úlceras (conocidas como chancro sifilítico) no duelen y pueden ocurrir en sitios no visibles (en la mucosa del ano, la vagina o el cuello uterino) o no son reconocidas como tales (como cuando ocurren en el labio, la mucosa de la boca y la lengua), muchos individuos con sífilis primaria no consultan al médico.

-Sífilis secundaria

Entre la 4ª a la 8ª semana de la sífilis primaria el Treponema pallidum inoculado en el individuo pasa de ser una infección local/regional a una infección general o sistémica con presencia de la bacteria en la sangre (bacteriemia).

Este periodo secundario de la sífilis se caracteriza por la aparición generalizada en la superficie corporal, por lo general de forma simétrica, de una erupción (“rash”) de máculas y pápulas, que suelen localizarse de modo predominante en el cuero cabelludo, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Se asocia habitualmente fiebre, malestar general y la aparición de numerosas inflamaciones de los ganglios (poliadenopatías) y ulceraciones en las mucosas.

La existencia de una inflamación de los pequeños vasos (vasculitis sifilítica) durante la sífilis secundaria condiciona la aparición de manifestaciones sintomáticas (síndromes) a nivel de diferentes órganos (hígado, iris ocular, riñón, sistema nervioso) bajo la forma de hepatitis, iritis, nefritis, sífilis de las meninges y de sus vasos (cefaleas intensas), así como afectación del nervio auditivo.

-Sífilis secundaria recurrente y sífilis latente

Los individuos con sífilis secundaria que no son tratados mejoran de manera espontánea pasadas las 3 a 6 semanas. Una cuarta parte de los pacientes presentan episodios recurrentes de sífilis secundaria. Estas recaídas son raras después de 1 año y casi nunca ocurren pasados los 2 años. La infección se ha convertido ya en latente (sin síntomas).

-Sífilis tardía o terciaria

Aproximadamente un 35% de los individuos con sífilis latente desarrollarán las manifestaciones de la sífilis tardía (sífilis terciaria). Las tres manifestaciones principales de la sífilis terciaria son: neurosífilis, sífilis cardiovascular y sífilis con gomas.

1) Neurosífilis

La sífilis localizada en las cubiertas meníngeas del cerebro y sus vasos (sífilis meningovascular) como manifestación de la sífilis en el periodo secundario, también puede ocurrir en la sífilis terciaria. El periodo de incubación varía entre 5-12 años y sus síntomas son similares (cefaleas intensas).

- Sífilis parenquimatosa del sistema nervioso

Afecta a la médula espinal y al cerebro, con un periodo de incubación de 10 a 20 años. Cuando afecta a la médula espinal dorsal se denomina clásicamente Tabes dorsalis, mientras que la afectación del cerebro puede producir parálisis general, con cambios en la personalidad y progresiva demencia.

2) Sífilis cardiovascular

Por lo general ocurre entre 15 -30 años después de la sífilis primaria en cualquier gran arteria, aunque suele tener preferencia en la afectación de la arteria aorta a nivel proximal. Puede provocar insuficiencia aórtica, que puede complicarse con insuficiencia cardiaca, estrechez en los orificios de salida de las arterias coronarias (dando lugar a una angina de pecho) o a la capa media de la pared de la aorta provocando un aneurisma (una dilatación segmentaria de una arteria. Los aneurismas más frecuentes son los que asientan en la aorta abdominal (3/4 partes del total de los aneurismas). Predominan en el sexo masculino y en edades avanzadas, asociándose con frecuencia a la ateroesclerosis y a la hipertensión arterial).

3) Sífilis con formación de tumoraciones gomosas

Los gomas son formaciones de tejido granulomatoso, localmente destructiva, con especial preferencia por la piel y los huesos, suele aparecer entre 3 y 12 años después de la sífilis primaria.

- Sífilis congénita

Las mujeres embarazadas con sífilis pueden transmitirla al feto a través de la placenta o durante el nacimiento. Aproximadamente un tercio de los niños nacidos de madres con sífilis precoz nacen libres de sífilis, mientas que otro tercio nace con sífilis congénita y otro tercio sufre un aborto. Cada año nacen en el mundo entre medio y un millón de niños con sífilis congénita. En algunos países con escasez de recursos se atribuye a la sífilis una quinta parte de la mortalidad neonatal. Casi todos los casos de sífilis congénita pueden ser prevenidos mediante un screening prenatal y un tratamiento durante el embarazo.

La sífilis congénita se clasifica en precoz o tardía según se presenta clínicamente antes o después de los 2 años de edad. Los niños sifilíticos suelen presentar anormalidades en sus huesos, inflamación de sus articulaciones y, como característica facial, un puente de la nariz deprimido (“nariz en silla de montar”). El pronóstico de la sífilis congénita es malo si los síntomas están ya presentes en las primeras semanas del recién nacido.

-SIDA y Sífilis

Los individuos con sífilis tienen mayor riesgo de contraer el SIDA. Todos los pacientes con sífilis deben ser investigados por si padecen también el SIDA.

 

Formulario de búsqueda