Uremia Causas de uremia

Dentro de las causas que producen la uremia, destaca el fallo renal o el funcionamiento deficiente de los sistemas de filtración sanguínea.

Normalmente, los riñones filtran la sangre. Cuando disminuye el volumen o la presión en el flujo sanguíneo a través del riñón, la filtración sanguínea también se reduce e incluso se puede detener.

Los productos de desecho permanecen en la sangre y se produce poco o nada de orina, aunque el riñón en sí está intacto y funcionando. Los exámenes de laboratorio muestran que los desechos nitrogenados, como la creatinina y la urea, se acumulan en el cuerpo.

Estos productos de desecho actúan como tóxicos cuando se acumulan en el organismo, dañando los tejidos y reduciendo la capacidad de funcionamiento de los órganos.

La acumulación de productos de desechos nitrogenados y el exceso de líquido causa la mayoría de los síntomas de uremia e insuficiencia renal aguda.

La uremia es la forma más común de insuficiencia renal en pacientes hospitalizados y cualquier afección que produzca una reducción del flujo sanguíneo al riñón puede causarla

  • Quemaduras
  • Afecciones que permiten el escape de líquido de la circulación
  • Pérdida del volumen de sangre (como por deshidratación)
  • Vómitos o diarrea prolongados, sangrado

Formulario de búsqueda